Mi arma secreta es la humildad porque les hablo con la verdad y el corazón

DESTACADO PERIODISTA PERUANO ES ÉXITOSO EN BRASIL:
“EL ÉXITO LLEGA POR LO QUE HACES BIEN”

Roberto Revoredo Castro exitoso y destacado periodista peruano migrante y residente en Brasil, actualmente es director de la Agencia de Noticias Impressor Braziliense en Porto Alegre, escritor de libros para niños cuenta con publicaciones como “El Osito Peluchín” y  "Kid Galluffi" este último fue elegido por el Ministerio de Educación para ser incluido en textos escolares en Perú y también en las laptops a nivel nacional.

Tuve la oportunidad de entrevistarlo estuve un poco nervioso, pero su sencillez y humildad me hizo soltarme, indudablemente lo que uno siembra cosecha, pues el logro que ahora tiene es mérito de su trabajo, mediante la pasión hacia el periodismo pudo conocer varios países de Sudamérica.

 

 

 

 

 

 

 

 

En Lima vivió y creció en Breña, es hincha de club Deportivo Municipal, literato por vocación escribió un libro sobre la historia de San Juan de Lurigancho, es invitado a las escuelas de niños, universidades y a diferentes congresos “a la gente le gusta escucharme porque les hablo la verdad y con el corazón pero con humildad esa es mi "arma secreta”.

¿Alguna vez pensó en lograr ese éxito fuera de su país?
Bueno te diré que siempre trabajo pensando en dar lo mejor de mí, además lo hago con mucho agrado (esa es la ventaja de trabajar en lo que te gusta). El éxito mayormente dentro del periodismo, la literatura y todo lo relacionado con la labor educativa o cultural se refleja en los reconocimientos que recibes por ello aunque en estos campos a veces el incentivo económico no es igual de satisfactorio no, al menos que ganes un gran premio.

El éxito llega cuando te ofrecen oportunidades por lo que haces bien y me están reconociendo mi trabajo -recojo muchas cosas buenas por aquí, a pesar que me hubiera gustado que sea en mi país- lamentablemente en el Perú demoran para valorar a quien lo merece y a veces hay que ocupar cargos o reconocimientos los que estas más cerca del poder de turno.
En Brasil se valora mi labor como periodista, escritor e investigador incluso el año pasado fui  representando al Presidente del Sindicato de Periodistas de Río Grande do Sul a entregar un premio a la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) y creían que era brasileño, pero cuando se enteraron que era recontra peruano.  

¿Cómo fue su primera experiencia fuera del país?
Bueno yo viaje como periodista mediante las conferencias que me invitaron, así pude conocer varios países (Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y Paraguay), estoy acostumbrado a este trajinar. Sin embargo la dificultad principal que encontré en Brasil fue el idioma portugués parece fácil a simple vista, pero cuando estás aquí y escuchas hablarlo a toda velocidad no entiendes nada.
Existen muchas palabras igual o similar al español pero que significan otra cosa. Por ejemplo: "Oficina en portugués significa taller de mecánica”, si dices me voy a trabajar a mi “oficina estás diciendo me voy a trabajar a mi mecánica”.
Los latinos cometen un gran error siempre al terminar de comer: "Estuvo exquisito su comida" por tratar de agradar y están ofendiendo sin saberlo pues "exquisito" como palabra existe pero significa, raro, extraño, o sea su comida estuvo fea.

¿Usted por experiencia propia recomienda a los peruanos conocer un poco más de las costumbres, ideas e idiomas al país que se dirige?
Si es muy importante, uno siempre debe tratar de adaptarse a las costumbres del lugar donde llega, ya que cada país tiene su propia identidad, formada a través de los siglos, la que forma parte de su flocklore, por eso debemos respetar y si queremos pasarla bien debemos adecuarnos en cierta forma.

¿Qué es lo que más extraña del Perú?
Indudablemente la comida, la música y creo que todo. Perú es un país maravilloso, lo que sucede es que nosotros no nos damos cuenta.
Además el costo de vida es más alto, aquí un pasaje de ómnibus vale cerca de tres reales algo así como 1 dólar y medio o sea 4.50 soles. En Perú creo que todavía existe la "Chinita", en algunos casos el menú no pasa de 5 soles, por eso cuando salen del Perú se ve la diferencia.
El año pasado que regrese me quedé maravillado con sus calles y avenidas ordenadas, ya no se ven carcochas o carros viejos, se nota otro Perú.
Con esto no digo que el Perú esté en su mejor momento, pues las riquezas no se vienen distribuyendo equitativamente, aún falta más atención a lugares muy empobrecidos, ojalá se den cuenta y todo cambie sobre todo mejorar la educación.
Después de Brasil económicamente está Perú, estuve recientemente en Argentina vi muchos de nuestros compatriotas como ambulantes o en otras tareas que si bien son dignas, pero en el Perú estaría mejor.

¿Algunos de nuestros compatriotas no son bien visto en otros países?
Tienes razón, yo viajé con mi esposa que es brasileña el taxista creía que yo también era brasileño y cuando pasamos por unas calles aparentemente peligrosas nos dijo: "Tengan cuidado por estas calles aquí viven muchos peruanos".  Efectivamente, los que viajan son algunos peruanos culturalmente escasos y la forma de comportarse no son bien vistos -cuando beben licor- sin comentarios con los espectáculos que dan.

Felizmente las comunidades de peruanos en Brasil (en Porto Alegre), es súper bien vista y respetada, son aquellos compatriotas que llegaron a estudiar, después se graduaron, se casaron con brasileras y hoy residen aquí, con buenos hogares y casi todos son profesionales, médicos, ingenieros, profesores, etc. Aquí estiman a los peruanos.

“La educación es la base para asegurar el éxito de un país”.
Se debe buscar nuevas formas de incentivo, llegar a las comunidades más humildes, mejorar el salario de los maestros y sobre todo retomar los cursos de urbanidad, educación cívica y otros de importancia para la formación de la persona, que fueron dejados de lado
Hoy tenemos jóvenes que tienen educación, pero sin valores morales, patrióticos, espirituales y religiosos que les forma un "egoísmo individualista" que los hace olvidar al prójimo necesitado todo para él, el resto no interesa es su lema.
Debemos enseñarles a amar al Perú, porque solo se puede amar lo que se conoce y la forma de conocer nuestro país, es a través de una buena educación cuando los estudiantes conozcan bien lo que somos aprenderán a amar a su patria y todo lo que tiene

¿Usted habla en su obra El Osito peluchín buscando un mensaje constructivo con valores y el concepto del amor al prójimo?
El “Osito peluchín” es respetuoso, ama a sus amigos y a todos los animales por igual, incluso a las plantas que forman en los niños el valor de la amistad, el respeto y el amor al prójimo y a la naturaleza
Hoy los dibujos animados solo son de matanzas, muertes, peleas -lo sutil y espiritual desapareció-y eso entra en la mente de los niños.

¿Usted como profesional destacado y en calidad de migrante que aconseja a los peruanos?
Bueno, a los peruanos les aconsejaría que estudien mucho,  que amen cada día más al Perú,  que no se dejen vencer por las adversidades y que no envidien pues lo peor que tenemos en nuestro país es eso los envidiosos, listos para tratarse de tumbar al que está ascendiendo.
Muchos jóvenes no llegan a alcanzar sus objetivos por eso, por los "serruchos” por los sobones, aduladores y todas esas lacras que no faltan en todo lugar. A veces los cargos son ocupados por incapaces mientras que los que se merecen están rezagados, es un gran problema que debemos superar.

¿Por qué le dicen Peluchín?
A los autores de las obras los amigos los más íntimos me dicen Peluchín, otros Galluffi y así conforme salen otros títulos de nombre fácil.

Para finalizar la entrevista que me tocó hacerle fue tan rápido y ameno de igual manera para este personaje ilustre “No pensé que se pasaría rápido este tiempo pues cite unas personas a las siete horas de la noche y ya llegaron, recién me di cuenta de la hora. Espero contactarnos en otra oportunidad.”